Sus mamas en manos de especialistas

Centro Clínico de Estereotaxia

CECLINES

Preguntas más frecuentes que se hacen las mujeres

Se puede realizar en cualquier momento, pero hay que señalar dos tipos de mamografías: una de pesquisa y una de diagnóstico. La mamografía de pesquisa es aquella que se realiza en mujeres asintomáticas para detectar una alteración clínicamente oculta. Se sugiere que la mamografía de pesquisa sea efectuada en mujeres mayores de 35 años que no tengan ninguna sintomatología y que sirva para poder encontrar alguna alteración que ni ella ni su médico sospechan. La mamografía de diagnóstico es aquella que se hace posterior a la detección de una alteración mediante la mamografía de pesquisa; en aquellas pacientes con antecedentes o lesiones palpables en mujeres mayores de 30 años, y en pacientes jóvenes que asisten al examen físico o al ultrasonido y se les detecta una alteración con alta sospecha de malignidad.

No existe el método ideal y único que evalúe a la glándula mamaria. La evaluación comienza con el autoexamen mamario, el examen físico por parte del médico especialista, la mamografía y el ultrasonido, éste último como método complementario. El autoexamen mamario debe comenzar a hacérselo la mujer una vez que se inicie la aparición de la glándula mamaria. Esto la ayuda a concientizarse de la importancia de la evaluación rutinaria de la mama asociándola con la evaluación por un médico especialista posterior a los 20 años, la realización de la mamografía posterior a los 35 años y el ultrasonido en caso de que sea necesario como complemento de la mamografía o en pacientes menores sin ningún riesgo para enfermedad. Lo importante es que no existe un método único y suficiente para la evaluación cien por ciento de la glándula mamaria. Otra cosa importante es que el ultrasonido no puede mejorar una mamografía de baja calidad, estudios de mala calidad mamográfica deben ser repetidos porque el eco nunca va a sustituirlo. En relación a las mujeres menores de 35 años o embarazadas se les indica el ultrasonido, pero una vez realizado si se encuentra alguna alteración de sospecha se realiza la mamografía independientemente de la edad y condición. También cuando las mamas son voluminosas no se evalúan por ultrasonido en primera instancia sino por mamografías. Cuando es un hombre el que tiene problemas mamarios, se evalúa primariamente, se indica la mamografía y de ser necesario se complementa con el ecosonograma o ultrasonido.

La compresión que se hace durante la mamografía es realizada para poder obtener una imagen adecuada. La mama es un órgano en forma de un cono con una base ancha hacia el tórax y vértice hacia el pezón. Esto debe tener una morfología lo más homogénea posible para poder obtener una imagen adecuada, por eso es que la compresión realizada bajo parámetros bien estandarizados, debe ser de manera homogénea en toda la mama. Una vez que la mama se logra llevar a un diámetro o espesor homogéneo se toma la imagen, esto disminuye la borrosidad de dicha imagen para su evaluación, eliminando el movimiento y la superposición de tejidos y mejora la característica del tejido desde el punto de vista de la imagen, pudiendo ser más fácil el diagnóstico. En muchas oportunidades la compresión es molesta por lo que se recomienda realizarse el estudio unos cinco días posterior al inicio de la menstruación. COMPRIMIMOS SU MAMA PORQUE CUIDAMOS SU VIDA.

La compresión mamaria puede ser realizada después de cualquier estudio mamográfico de pesquisa, o sea, en señoras asintomáticas donde se observa algún tipo de alteración, bien sea una asimetría de densidad, una imagen o una densidad nodular o microcalcificaciones. En este tipo de imágenes se puede realizar la compresión focalizada con ampliación porque va a permitir discriminar u observar con mejor detalle dicha alteración. En caso de asimetría de densidad al comprimir, la imagen puede ser difuminada y se observa que solamente se trataba de tejido mamario. En una imagen que impresiona como un nódulo mediante la compresión se descarta o se confirma el nódulo, en caso de confirmarse también se puede evaluar los bordes y características. ¿Por qué se necesita ver los bordes? Porque la definición o la no definición de bordes puede sugerir si es una alteración benigna o es una alteración de sospecha. Y en el caso de las microcalcificaciones también es muy importante porque se observan con mejor detalle y se pueden clasificar en benignas o con determinado grado de sospecha. La ampliación va a mejorar la visualización de alteraciones no concluyentes en la mamografía. La compresión focal entonces es un método complementario a una mamografía en el que se hace énfasis en un área que llamó la atención y permite identificar una alteración, evaluar esta alteración desde el punto de vista imagenológico y las características del tejido que la circunda.

Los estudios anteriores sirven para comparar a través del tiempo los cambios que se van suscitando en la glándula mamaria y lo más importante es evaluar cualquier cambio de tipo evolutivo, que aunque parezca insignificante en la mamografía actual, al compararla con la anterior revela que es algo nuevo, por lo que se debe hacer una evaluación complementaria para tener el diagnóstico de esa alteración evolutiva. También en segunda instancia es bien importante la comparación para ver cómo la glándula se va manejando, tener un mejor seguimiento y evitar estudios complementarios innecesarios e inclusive biopsias, porque hay alteraciones que llaman la atención y resulta que las pacientes las tienen desde hace 5 y 6 años. Por otro lado, hay que explorar a las señoras que están en terapia hormonal de reemplazo donde la glándula mamaria puede cambiar, puede hacerse más densa y más difícil de evaluar por mamografía. En todos los casos las mamografías anteriores son importantes, pero cuando se trata de mujeres en terapia de reemplazo hormonal se hace indispensable la comparación con estudios anteriores.

El tema de tratamiento hormonal de reemplazo y cáncer de mama es muy controversial. Hay evidencias de que los estrógenos tienen relación con el desarrollo del cáncer de la mama. Pero eso no significa de ninguna manera que la terapia de reemplazo hormonal esté relacionada con la etiología del cáncer de mama. Estudios serios y controlados han mostrado que la terapia de reemplazo hormonal con estrógenos por un tiempo no mayor de 10 años no incrementa el riesgo para cáncer de mama en la usuaria, sólo que después de 10 años el riesgo sí se ve ligeramente aumentado. Debemos destacar que el reemplazo hormonal ayuda a que la paciente desarrolle una excelente calidad de vida así como la posibilidad de disminuir ataques cardíacos, osteoporosis y enfermedad de Alzheimer. Ultimamente han aparecido algunas publicaciones donde se cuestiona estos beneficios, pero dichos estudios deberán primero pasar la prueba del tiempo y luego someterse a la reproducibilidad de los mismos para que puedan tener peso específico en la ciencia médica. Con relación a los productos naturales, sí se pueden usar productos naturales, pero lo que no está demostrado es que esos productos naturales proporcionen a la paciente los beneficios que aporta la terapia de reemplazo hormonal convencional.

La mamografía digital ha demostrado que aumenta lo que se llama los verdaderos positivos. A la hora de encontrarse una alteración, esa alteración va a tener mayores probabilidades de ser real, lo que quiere decir que una persona cuando se hace una mamografía hay imágenes creadas por el método y hay imágenes reales. Cuando se observa una mamografía digital esas imágenes reales tienen mayores probabilidades de ser ciertas, es decir, al detectarse la existencia de la alteración es más viable la necesidad de realizar una biopsia si se obtiene de una mamografía digital. En nuestro ambiente la mamografía digital tiene una ventaja muchísimo mayor que son los cuidados en cuanto al control de calidad. Es un método que necesita mucho menos cuidado desde el punto de vista técnico y se obtiene una mamografía de mayor calidad. Además la tecnología que se utiliza es promisoria y en poco tiempo CECLINES podrá tener la capacidad de estudiar extensión de la lesión, de hacer evaluaciones desde el punto de vista dinámico con contraste o la evaluación de sustracción digital. También hay un parámetro que se llama rango dinámico que es la posibilidad de estudiar varias densidades o mayores densidades con una sola toma, hay menor radiación, se puede aumentar o disminuir el grado de tonos blancos, manejar la escala de grises y poder resaltar alguna imagen que realmente llame la atención desde la piel hasta el músculo pectoral, eso es una ventaja grandísima. Existen ventajas electrónicas en el manejo de la imagen, es decir, se resaltan imágenes reales para visualizarlas mejor. Otra ventaja bien importante es que las mamas densas, realmente densas, se hacen menos densas con el análisis digital y la calidad de la imagen es menos dependiente del operador. Se puede hacer ampliación electrónica sin necesidad de repetir alguna proyección, se puede hacer inversión de la imagen y otra ventaja es que si una mamografía sale con una densidad buena pero no óptima, el digital puede mejorarla.

Es correcto. Se tiene un almacenamiento electrónico (discos compactos, CD) que permite obtener e imprimir la imagen si se llega a extraviar la placa, tanta veces como sea necesaria, sin que la paciente tenga que realizarse una nueva mamografía.

Las mamografías son estudios especiales de la glándula mamaria y como estudio especial y por su importancia para detectar alteraciones con relación a cáncer en sus etapas tempranas, son estudios que deben estar sometidos a controles de calidad. En la actualidad, estos controles de calidad son realizados sólo en centros dedicados a la evaluación de la glándula mamaria por los altos costos que generan, entonces una mamografía debe ser realizada en lugares estrictamente dedicados a la detección de la patología mamaria donde exista un número adecuado de estudios mensuales, donde existan equipos de óptima calidad y dedicados al estudio mamográfico y con controles de calidad estrictos, donde estén médicos especializados, personal técnico entrenado, que lean una cantidad importante de estudios mensuales, que estén en auditoría permanente de los resultados y den las indicaciones de los estudios que de la mamografía se generen. Es de suma importancia el asistir a un centro especializado donde se realicen todos los estudios necesarios para concluir el caso. Algo importante de los centros especializados en mamas es que tienen mayor previsión a la hora de evaluar la imagen mamográfica, llegando a estar establecido que en centros no especializados se pueden llevar a pabellón más de diez pacientes con imágenes de sospecha para encontrar un solo cáncer y en centros especializados se pueden ver entre cuatro imágenes desde el punto de vista de biopsia y de evaluación histológica para encontrar un cáncer, esto garantiza la precisión y seguridad a la hora de detectar cánceres pequeños y de disminuir la cantidad de pacientes que son sometidas a procedimientos histológicos para poder diagnosticar una lesión maligna. CECLINES es un centro especializado en el manejo integral de la patología mamaria, donde cirujanos oncólogos, radiólogos, patólogos, oncólogos médicos y radioterapeutas forman una cadena indisoluble para el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de la mama, además cuenta con equipos modernos como un mamógrafo digital, ultrasonido y un mammotome, para realizar biopsias guiadas por ultrasonido y estereotaxia y donde se exige un altísimo control de calidad en toda la cadena que conforma el diagnóstico y tratamiento de enfermedades de la mama.

El especialista va a estar pendiente de los controles de calidad que deben tener los equipos de mamografía, va a estar pendiente de un excelente posicionamiento y de una excelente conclusión de la conducta a seguir ante la presencia de una imagen determinada. Esto a la vez, va a eliminar o va a disminuir la cantidad de falsos positivos, lo que quiere decir que cuando se dice que una alteración realmente presenta signos positivos para lesión maligna, la probabilidad de que esto sea así es mayor cuando la mamografía es realizada y revisada por un especialista en mamas. En muchas oportunidades se subestiman imágenes teniendo ésta relación con enfermedad maligna y es algo muy grave, por eso la importancia de acudir a centros especializados en el manejo integral de la patología mamaria.

Es muy difícil que una persona no entrenada pueda reconocer la calidad de la mamografía y es por eso que aún a médicos no especialistas en mama le cuesta mucho saber si la mamografía es de buena calidad. En ello hay que tomar en cuenta lo que es el posicionamiento de la paciente, la compresión que es algo básico, el contraste de la imagen, la evaluación, si existe o no algún nódulo palpable o palpado por la paciente o por su médico, cicatrices anteriores, intervenciones previas, etc. La calidad de la mamografía depende mucho de la calidad del revelado y de los materiales que se usen. No es fácil reconocer una mamografía de buena calidad cuando no se es especialista, por eso es preferible hacérsela en centros que se dediquen a ello.

En nuestro país no hay institución que certifique ni que regule la realización de las mamografías, por eso CECLINES mantiene un estricto control de calidad. También en nuestro Centro se cumplen los parámetros internacionales que se estipulan como que las imágenes digitales deben obtenerse directamente de la digitalización y las grandes ventajas son: para el paciente desde el punto de vista del diagnóstico sigue siendo una mamografía pero mejora la imagen en la mama densa que son las que con mucha dificultad permiten diagnosticar calcificaciones. Con la mamografía digital se mejora todo lo que es el procesamiento electrónico, las magnificaciones, las ampliaciones, los cambios, los mejoramientos en las densidades, en la escala de grises, el resaltar una alteración, pero todo esto necesita detrás a un especialista que realmente sepa lo que está haciendo. Cabe destacar que a nivel internacional existe el Instituto de Energía Atómica (IAEA) que está tratando de hacer a nivel latinoamericano una regulación en el uso de la mamografía de calidad. En nuestro país el contacto es con el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC).

La mamografía es un estudio especial de la glándula mamaria y como estudio especial debe ser realizado por equipos que estén calibrados. Se puede tener una radiografía de las mamas y ésta ser una radiografía convencional, o una mamografía que cumpla su cometido, objetivo éste que va a ser la detección satisfactoria de alteraciones en etapas subclínicas, es decir cuando aún las alteraciones son muy pequeñas y ni el médico ni la paciente pueden detectarlas a la palpación. La mamografía de calidad es aquella que permite el diagnóstico adecuado de alteraciones con la apropiada sensibilidad y especificidad, lo que quiere decir es que le permite al médico radiólogo poder detectar las lesiones. Es por ello que la calidad de la mamografía incluye actividades que debe realizar el técnico radiólogo, algo que se llama densitometría y sensitometría, evaluar las características del mamógrafo, confirmar con un maniquí que vendría siendo una pieza adecuada que tiene microcalcificaciones, fibras y nódulos, confirmar los diferentes tamaños de esas imágenes y confirmar que el mamógrafo y el revelado permite la detección de esas alteraciones. Hay que evaluar la cantidad de radiación que se emite por mamografía para que éstas estén dentro de lo permitido mundialmente, hay que evaluar el lugar donde se hace el dictado, hay que evaluar la capacidad de reconocer alteraciones de parte del médico tratante. Involucra toda una serie de equipos, procedimientos y personal para poder obtener una mamografía adecuada y algo que es muy importante, la mamografía debe mostrar a la paciente y al médico tratante una conducta a seguir, bien sea controles anuales o realizar algún procedimiento adicional.

La mamografía en sí es emisión de radiación, lo que pasa es que en la digital el receptor en vez de ser una película directa con sales de plata son unos detectores electrónicos que va a permitir la conversión de energía analógica en energía digital y eso pasa por todo un sistema de codificación especial que hace que la imagen sea evidente en un monitor. Lo que sí es que la radiación que se utiliza en la radiología digital, si bien son rayos X, los detectores permiten que esa radiación sea menor porque hay una menor dosis por radiación por paciente, puede ser medida de manera instantánea y hay mayor aprovechamiento de la imagen. El equipo hace un cálculo de la dosis glandular promedio, permite saber la cantidad de radiación por paciente y se puede controlar mejor.

Hasta la actualidad no existe prueba científica que determine la aparición de cáncer en pacientes que se hayan realizado mamografías frecuentes, sin embargo es importante que las mamografías sean realizadas en centros especializados para garantizar una radiación mínima a la mama y otro punto es que la mama de la mujer joven, dígase menor de 30 años, es aquella que puede ser sensible a los cambios, a las radiaciones ionizantes, pero los niveles de radiación y las frecuencias con que se realizan las mamografías no revisten ninguna importancia para generar cáncer en las pacientes.

Una biopsia mamaria es el estudio de una parte del tejido mamario desde el punto de vista histológico o histopatológico con preparación especial y examinada al microscopio por un médico especialista. La biopsia mamaria se indica cuando existe una alteración en el tejido mamario que puede ser detectada mediante la palpación, o a través de imágenes como la mamografía o el ultrasonido cuando dicha alteración no es palpable.

Las biopsias pueden hacerse de cuatro formas:
1. Biopsia radioquirúrgica: Cuando la alteración no es palpable. Se marca la alteración con la utilización de un alambre especial, un colorante o un material radiactivo que permitirá al cirujano estar seguro de la zona que debe resecar, eso lleva consigo el que posteriormente la pieza, el trocito de mama que se extrajo de la paciente se lleve nuevamente al cuarto de radiología, se evalúe lo que estaba adentro (que ahora está afuera) y que tenga relación con las marcas que colocó el radiólogo, para que posteriormente se le indique al patólogo donde hará la evaluación. Todo esto lleva un ritual y ese ritual hay que mantenerlo para evitar problemas desde el punto de vista de la localización de la toma de la muestra por parte del cirujano o de la identificación de la lesión por parte del patólogo, siempre debe mantenerse una correlación entre todo. Las biopsias radioquirúrgicas son muy buenas, sin embargo hay un número que es muy importante destacar, de cada 100 alteraciones que se observan en mamografía que ameritan comprobación histopatológica, menos del 20% son lesiones malignas en buenas manos; lo que quiere decir que 75 a 80% de las pacientes que fueron sometidas a una operación no van a tener cáncer. Si por casualidad la alteración resulta ser un carcinoma o una lesión maligna que amerita ir para pabellón, iría otra vez pero para tratamiento.
2. Biopsias guiadas por imágenes: a) Por Estereotaxia, método que se utiliza en las alteraciones sólo vistas a través de la mamografía, ya que no tienen representación al ultrasonido ni a la palpación. Se toma la muestra mediante un equipo que da una imagen en estéreo, se calcula en un procesador la distancia en que se encuentra la alteración de la piel y se llega con un sistema de aguja para la extracción de esa alteración. En países europeos la estereotaxia también se utiliza para tomar muestras citológicas, pero la citología tiene limitaciones a la hora de poder decir si hay invasión o no de algún tumor maligno y tiene muchos falsos negativos. Es el estudio de células aisladas y no permite que se tenga un diagnóstico fidedigno. La estereotaxia es una tecnología avanzada, se puede obtener un diagnóstico y en muchos casos se puede remover la alteración con agujas de cortes como el tipo trucut y agujas de corte y vacío que son las que se utilizan en CECLINES.¿Cuáles son las grandes ventajas de las de corte y vacío? Toma mayor cantidad de tejido, se puede llegar hasta remover completamente la alteración y es más fidedigna a la hora de tener diagnósticos precisos porque la muestra es estudiada en su totalidad por el patólogo, es la biopsia mammotome.
3. Biopsias guiadas por imágenes: b) Por ultrasonido. La gran mayoría de las biopsias se hacen por ultrasonido, bien sea en lesiones palpables o no, pero visualizadas por ultrasonido y pueden ser con agujas de corte o con agujas de corte y vacío. En CECLINES las imágenes que tienen muchas probabilidades de ser benignas y no existe riesgo para la paciente se confirma la benignidad con aguja fina; pero cuando existe algún grado de duda mayor a un 2%, se realiza una biopsia de corte y vacío o biopsia con corte dependiendo del tipo de alteración. La gran diferencia está en la cantidad de la muestra que se toma (puede llegar hasta desaparecer la alteración) y la calidad del tejido. El patólogo a la hora de dar un diagnóstico lo da en base al 100% del tejido a pesar de que la intención no es remover todo sino obtener la mayor cantidad de tejido, pero luego de la biopsia la imagen desaparece tanto por ultrasonido como por mamografía, lo que quiere decir que la cantidad de la muestra es suficiente como para tener un diagnóstico fidedigno.
4. Biopsia por planimetría. Es un método obsoleto donde clásicamente las biopsias se hacían según el hallazgo palpatorio “al ojo”, se tocaba, se encontraba una lesión y se llevaba a la paciente a cirugía o se dirigía una biopsia por algún método de aguja y sin estudio previo de imágenes. Este tipo de biopsia no debe hacerse ya que las posibilidades de errores son muy grandes, porque muchas veces la zona que se palpa no es francamente palpable, o sea, puede haber reacción inflamatoria, áreas de necrosis, puede ser una lesión colocada a un plano mucho más profundo y lo que tiene es una representación a la palpación. Para realizarlas el médico calculaba el lugar donde debía estar la alteración y tomaba la muestra, pero en gran porcentaje resulta que no tomaba ninguna muestra de la alteración y la biopsia indicaba que no existía alteración. Esto hace que los errores sean muy grandes, por lo tanto no debe hacerse.

La grandes ventajas de las biopsias por imágenes (ultrasonido y/o estereotaxia) es que son procedimientos ambulatorios, duran muy poco tiempo (media hora, 40 minutos), se toma sólo el tejido necesario para el estudio, se llega justo al lugar donde están las calcificaciones o la alteración imagenológica que condujo a que se llevara a esa paciente a un acto de biopsia para una evaluación histológica, además de ser procedimientos a muy bajos costos. Las heridas son muy pequeñas y no deja ninguna deformidad. En buenas manos son métodos excelentes.

Cuando se habla de mastectomía significa quitar la mama en su totalidad y la mayoría de las veces esto va acompañado de una disección ganglionar de la axila. Para responder esta pregunta hay que decir que la mastectomía se realiza o se debe realizar en pacientes con tumores malignos mamarios cuyo tamaño es mayor a los cuatro centímetros o en aquellas pacientes que siendo el tumor más pequeño de cuatro centímetros la relación de volumen mama-tumor no permita conservar la mama. Otra indicación para una mastectomía es cuando una paciente con diagnóstico de cáncer mamario tiene imposibilidad de recibir tratamiento complementario con radioterapia o aquellas pacientes que son de difícil o imposible seguimiento, o cuando existe más de una lesión.

Los quistes no se convierten en cáncer. Puede coincidir un cáncer de mama con un quiste, pero los quistes no se convierten en cáncer de mama. Con relación a por qué aparecen los quistes, pudiera interpretarse la aparición de quistes mamarios como una reacción exagerada del tejido mamario normal a las hormonas femeninas, de ninguna manera se puede catalogar como enfermedad porque esta situación es muy frecuente en la mujer entre los 30 y los 45 años.

Los nódulos son protuberancias, un aumento de consistencia en cualquier parte del cuerpo que igualmente puede aparecer en el tejido mamario. Esos nódulos pueden ser sólidos o quísticos palpables o no, y para determinar su naturaleza es preciso además del examen físico, el examen clínico, practicar mamografía y ecosonografìa mamaria. ¿Se pueden convertir en cáncer? No, el nódulo que es cáncer seguirá siendo un cáncer, pero el nódulo que bien sea sólido o quístico y que después del examen clínico, la mamografía, la ecografía y la eventual citología por punción o biopsia, dé como resultado una lesión benigna, no se convertirá en cáncer.

Las microcalcificaciones es uno de los hallazgos más importante en las mamografías. Son puntos que se representan blancos en las placas mamográficas. Hasta el momento ha sido difícil su detección con otros métodos de imágenes por lo que la mamografía sigue siendo el estudio ideal. Las microcalcificaciones pueden ser vistas como parte de alteraciones benignas, siendo éstas la gran mayoría de las detectadas en estudios mamográficos, pero su relación con lesiones malignas es lo que motiva a realizar estudios complementarios, como la compresión focal y ampliación, que permiten evaluar sus características, morfología y distribución y su probable relación con lesiones malignas.

La condición fibroquística es un estado del tejido mamario que hoy por hoy no tiene una definición estándar. Lo que sí se sabe es que la condición fibroquística está caracterizada por un aumento de la turgencia mamaria dolorosa y que ésta pueda acompañarse de formación de quistes o nódulos sólidos, igualmente de algunos estados histológicos propios de una condición fibroquística. ¿Por qué se produce la condición fibroquística? Probablemente por el producto de una reacción exagerada del tejido mamario a la acción de las hormonas femeninas, de los estrógenos.

Un fibroadenoma es un tumor mamario benigno que aparece con mayor frecuencia entre los 15 y los 30 años. Se caracteriza por ser móvil, de consistencia firme, no dolorosa y de superficie lisa. Desde el punto de vista histopatológico tiene un tejido fibroso y un tejido grandular, de ahí su nombre de fibroadenoma. El diagnóstico se logra con el examen físico e imagenológico a través de la mamografía y/o el ultrasonido.

Ninguna, las prótesis mamarias no tienen relación con el cáncer de mama. Se puede dificultar el diagnóstico de cáncer de mama en una paciente con prótesis, si la prótesis está en contacto con el tejido mamario. Pero las prótesis de mama no tienen relación directa con el cáncer. Se recomienda, en caso de querer aumentar el tamaño de las mamas, que la colocación de las prótesis sea detrás del músculo pectoral y no intramamarias. Esto permitiría que la evaluación de clínica y por imágenes sea posible.

Se puede definir como ganglio centinela en cáncer de mama aquel ganglio que será el primer ganglio de la cadena ganglionar que se ubicará en la axila del lado de la mama afectada. Antiguamente para conocer el estado histológico de los ganglios de la axila había que extirpar una gran cantidad de ellos, modernamente se utiliza la técnica del ganglio centinela que identifica el primer ganglio de la cadena ganglionar para su estudio histológico, es decir, si ese ganglio centinela no tiene enfermedad se supone que el resto de los ganglios tampoco tendrán, por lo tanto no habrá que ejercer ningún tratamiento sobre la axila de la paciente. Si el ganglio centinela, una vez identificado, el patólogo diagnostica enfermedad en ese ganglio, habrá que extirpar algunos otros para completar el tratamiento de la paciente.

La sobrevida dependerá en primer lugar del momento del diagnóstico, es decir, si una paciente se presenta con un tumor en fase temprana, mejor subclínica, esta paciente va a tener una sobrevida mayor que una paciente cuyo diagnóstico sea más tardío, y en segundo lugar, también es muy importante el tipo de tratamiento. Si una paciente acude a la consulta de manera asintomática y se le diagnostica una lesión de tipo subclínica y se le hace un tratamiento adecuado, la sobrevida de esa paciente va a ser mejor que si a esa misma paciente el tratamiento que se le aplica no es el más idóneo, de modo que pudiéramos responder esta pregunta de una forma esquemática, la sobrevida de la paciente va a depender de un diagnóstico temprano y de un tratamiento adecuado.

Hay que responder que, hoy por hoy, no hay ninguna evidencia de que se pueda prevenir el cáncer de la mama, no se conoce a ciencia exacta la etiología del cáncer de la mama, por lo tanto mal se pudiera pensar en una forma de prevenir el cáncer de la mama. Es por eso que el arma fundamental es el diagnóstico temprano con la mamografía y la evaluación médica.

Hay determinados factores que se conocen o que se han establecido como factores de elevado riesgo para cáncer de mama. Intentaremos enumerarlos: paciente por supuesto femenina cuya menarquia (desarrollo) se produjo por debajo de los 12 años o aquellas mujeres cuya menopausia fue por encima de los 55 años, mujeres con antecedentes de familiares directos con cáncer de mama (como lo son madre, hermana o hija), mujeres cuyo primer hijo lo tuvieron después de los 30 años o aquellas que no se embarazaron nunca, mujeres obesas y mujeres con alta ingesta de grasa animal. Sin embargo si tenemos cuatro mujeres con cáncer de mama, sólo una presentaría esos factores de riesgo, es por ello que todas las pacientes femeninas deben aprender a realizarse el autoexamen mamario.

Al comenzar a desarrollarse la glándula mamaria es recomendable que las mujeres se realicen el autoexamen del seno una vez al mes, preferiblemente después de la menstruación, y un día fijo de cada mes que sea fácil de recordar durante la menopausia. De esta manera conocerán sus mamas y podrán descubrir cualquier alteración que pudiera aparecer. Hay que tener presente que el autoexamen puede ayudar a detectar alteraciones palpables, pero se escapan las no palpables que sí pueden ser detectadas con la mamografía. El autoexamen mamario consta de dos partes: Inspección y palpación (Ver Examine sus Mamas).


Av Libertador, entre avenidas Los Jabillos y Las Acacias, edif Siclar, planta baja, locales 1 y 2. Frente al C.C. Los Cedros, La Florida, Caracas.

Horario de Consulta

Nuestros horarios de atención general motivado por pandemia:

Lunes – Viernes          7:00am – 2:00pm